jueves, 8 de enero de 2015

Guía para la gestión de la presencia en Linkedin

Estar en Linkedin, la red social profesional por excelencia, es una buena idea por muchas razones. Pero, ya sabéis que en las redes nunca se puede estar por estar, sino que hay que tener unos objetivos, unas estrategias, un perfil optimizado y unos conocimientos para gestionar con éxito nuestra presencia en las mismas. Hoy quiero escribir en mi primer post de 2015 una breve guía para la gestión de la presencia en Linkedin.

Linkedin

¿Por qué Linkedin?


Ya sabéis que Linkedin, con más de 1300 millones de usuarios activos, es una herramienta de gran utilidad para los procesos de selección y captación de candidatos en las empresas. Por ello es importante que, como usuarios individuales tengamos un perfil completo y una presencia activa en esta red social y lo mismo, como empresa.

Con esto conseguimos:

  • Como persona lograremos potenciar nuestra imagen de marca como profesional en un sector concreto. Como empresa podremos atraer candidatos, hacer nuestra imagen corporativa más atractiva y dar mayor visibilidad a nuestra marca.
  • Tanto en el caso de los perfiles personales como en el caso de las páginas de empresa, nuestra presencia activa en Linkedin nos ayudará a promover confianza. Daros cuenta de que Linkedin se basa en los usuarios y sus recomendaciones, y por ello genera confianza, reputación y credibilidad tanto a las personas como a las empresas.
  • Asimismo, tener conexiones de nuestro entorno y/o sector es siempre una buena idea. Al ampliar las conexiones con otros clientes y empresas, a través de la red de contactos de los profesionales, tendremos una cada vez mayor y mejor perspectiva de nuestro sector y de los sectores de mercado que nos interesen.

¿Cómo lograr el engagement en Linkedin?


Engagement en Linkedin
Para lograr una dinámica fluida, participativa y enriquecedora en el entorno 2.0, en especial en Linkedin, y conseguir mayor grado de engagement de nuestros contactos debemos tener en cuenta tres factores:


  • Objetivos claros. Parezco un disco rayado... Pero es cierto: Tanto para personas como para empresas hay que tener una finalidad, un objetivo, un por qué... ¿Qué buscamos en Linkedin?. ¿Qué vamos a compartir?, ¿Cuánto tiempo le vamos a dedicar?, etc. 
  • Conversación interesante. Recordad que las redes sociales son conversaciones entre personas que hablan y que se escuchan, que comentan, que responden, que se aconsejan, etc. No pensemos que la audiencia está ahí sólo para escuchar lo que le queramos contar. ¡Para nada! La audiencia está ahí para conversar, para preguntar, para contarnos sus dudas, etc. Si no hay conversación la red social no tiene sentido.
  • Contenidos relevantes. El factor clave, el más importante de todos. Y es que los contenidos son clave para la participación y la dinamización de las redes. Si compartes contenidos de calidad las personas querrán conectar contigo o querrán seguir a tu empresa o se suscribirán a tu grupo. Los contenidos pueden ser propios, relacionados o generalistas que se consideren de interés y de valor para la temática a desarrollar y los objetivos planteados. Contenidos originales, de calidad, relevantes, interesantes, etc. Vídeos, presentaciones, artículos, casos de estudio, informes, libros recomendados…


Linkedin no es la única red social adecuada para la gestión del talento, pero sin ninguna duda es la más importante, la más utilizada y la de mayor crecimiento y penetración en todo el mundo.
Facebook, también está apostando fuerte por entrar en el ámbito del networking profesional y Talent.me es una buena muestra de ello.

Gracias por leerme y ¡feliz año nuevo! :)

Otros de mis artículos sobre Linkedin:

Fondos personalizados, ahora también en Linkedin
Linkedin, la red social de las oportunidades
10 Trucos para optimizar tu perfil en Linkedin y encontrar trabajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario